Si vas a comer mucho, no dejes de correr

Se nos vienen las fiestas patrias! Las empanadas, anticuchos, los terremotos y asados, ¡Qué rico! Pero, en este estación los excesos alimentarios suele ser una de las conductas que más se repiten en muchísimas de nosotros (y luego nos quejamos). Afortunadamente el ejercicio físico puede contrarrestar algunos de sus inconvenientes.

La combinación de excesos alimentarios e inactividad física, es una mezcla que puede ser dañina para la salud y la imagen corporal de cualquier persona.

En un estudio se intentó evaluar los efectos de la actividad física en momentos de excesos alimentarios puntuales (cómo pueden ser los momentos de fiestas y celebraciones).

Para ello, se analizaron a 26 hombres jóvenes que durante siete días realizaron una ingesta excesiva de alimentos sin actividad física o incluyendo 45 minutos diarios corriendo en cinta.

Para igualar el mismo excedente de calorías diarias , el grupo de inactivos aumentó su consumo de calorías en un 50 por ciento, mientras que el grupo activo aumentó su consumo de calorías en un 75 por ciento.

Los efectos de comer en exceso durante siete días fueron significativas:

  • Los participantes de ambos grupos (activos e inactivos) sufrieron un incremento de la masa corporal, circunferencia de la cintura y cadera.
  • La cantidad de grasa corporal y abdominal y la presión sanguínea también se incrementó en ambos grupos.

Aunque queda claro que los excesos alimentarios produjeron efectos negativos para ambos grupos, el estudio encontró que tales efectos fueron mucho más bajos en el grupo que realizó actividad física diariamente.

Sin dudas, este es otro de los tantos beneficios de correr para nuestra salud.

Por ello, en momentos donde sabemos que resulta realmente difícil evitar los excesos alimenticios, la mejor alternativa para contrarrestar sus efectos será no dejar de realizar actividad física. Felices Fiestas patrias runners!